• Un flujo de inversión tiene que ver con los movimientos y variaciones de capital de una unidad económica o empresa.
  • Está vinculado con el flujo de caja que es un balance entre ingresos y egresos de las empresas.

Un flujo de inversión se refiere a las variaciones y modificaciones en la cantidad de dinero que tiene una empresa o entidad económica, las cuales se generan de los ingresos y egresos de capital con base en las inversiones en instrumentos financieros, como son: deudas a corto plazo, gastos de capital asociados a las inversiones, compra de bienes inmuebles y otras adquisiciones.

Este concepto procede del flujo de caja que se refiere a cómo se utiliza y administra el dinero de una empresa u organización, además de que se consideran las variables de gastos e ingresos.

Para los inversionistas que desean multiplicar su capital y deciden invertir en empresas o en acciones bursátiles, es esencial que sepan cómo se manejan y se controlan los gastos e ingresos a fin de tener confianza en que su inversión estará segura.

Por lo tanto, el flujo de inversión está vinculado con el flujo de caja o efectivo, ambos convergen en los movimientos y fluctuaciones de capital que tiene una unidad económica.

A forma de acotamiento, el libro Evaluación de proyectos de inversión de Gabriel Baca Urbina, señala que: “un proyecto de inversión tiene por objeto conocer su rentabilidad económica y social, de tal manera que asegures resolver una necesidad humana de forma eficiente, segura y rentable.”

Antecedentes para entender el flujo de inversión

Los antecedentes históricos del flujo de inversión se refieren a la valoración de las empresas cuya esencia es conocer el estado en la situación patrimonial de las empresas, así como realizar diferentes escenarios de proyecciones, es decir, saber a grandes rasgos cómo y cuál será el desempeño de la empresa o negocio en un plazo determinado.

Algunos especialistas consideran que este concepto se desarrolló a mediados del siglo XX en Estados Unidos, bajo el enfoque de valoración por descuento de cash-flow, que implica valorar una empresa por la capacidad de ésta para generar flujos de caja libre, a mediano y largo plazo, por lo que deberán estar actualizados al presente.

La idea de valorar una empresa ha entrado en debate, es decir, se ha reflexionado sobre cómo saber el valor correcto o justo de una empresa. En ese sentido es importante tener en consideración la discusión entre valor y precio, ya que la empresa tendrá distinto valor para diferentes compradores y vendedores.

Desde el enfoque económico, el valor es el grado de utilidad o aptitud de las cosas para proporcionar bienestar o para satisfacer necesidades, en el terreno de las empresas, es el grado de utilidad que proporciona a sus usuarios o propietarios; puede variar para compradores y vendedores.

Por otro lado, el precio es la cantidad que se acuerda acorde a ciertos factores de mercado para realizar una transacción u operación de compra-venta de una acción o de la misma empresa. El precio se traduce en dinero, el cual es una convención que favorece la transacción de bienes y servicios. Existen diversos métodos para conocer el valor de las empresas como son, los patrimoniales, mixtos o los que están basados en la rentabilidad.

La correlación con el flujo de caja

El flujo de caja, que como se mencionó, está vinculado con la inversión y se refiere a un informe que registra ingresos y egresos de dinero que tiene una organización en un cierto período, como son las ventas, cobro de alquileres, intereses, etc. Por concepto de egresos, estos pueden ser: pago de facturas, impuestos, sueldos, amortizaciones de deuda, préstamos, intereses, entre otros servicios.

De acuerdo con especialistas, a la diferencia entre ingresos y egresos se conoce como saldo de flujo neto, por lo tanto, es un indicador respecto al nivel de liquidez de la empresa. Si el saldo es positivo, se traduce en mayores ingresos, mientras que si son negativos, es que los egresos fueron mayores al capital que percibió la empresa.

En la contabilidad financiera, es uno de los indicadores importantes, porque brinda información relevante, lo cual debe de realizarse con cierta periodicidad, sobre todo en las medianas y grandes empresas que requieren esta visibilidad sobre las bases económicas.

El estado de flujos de efectivo es realizada por tesoreros o contadores con cierta especialización, que con el uso de ciertas herramientas pueden evaluar la capacidad y el nivel de desempeño de un negocio para generar riqueza, así como tomar decisiones estratégicas sobre las operaciones, el modelo de financiamiento y posibles inversiones.

Existen diversos tipos de flujo de caja que miden ciertos aspectos de la empresa, entre los cuales se pueden enlistar los siguientes:

Flujo de caja operativo

Se refiere a los niveles y movimientos de capital en los aspectos operativos, es decir que son esenciales para la ejecución de las actividades del negocio. Examina ingresos y egresos sobre aspectos como suministro y mantenimiento de inventario y pago de empleados, por citar algunos casos. Está enfocado en el capital laboral.

Flujo de caja proyectado

Tiene un enfoque para anticipar ingresos y gastos futuros para que pueda mantener el presupuesto de la empresa preparado, por ende, es fundamental el concepto de administración adecuado a los plazos de cuentas por pagar y por cobrar.

Flujo de caja directo

De la misma manera que el flujo de caja operativo, éste también incluye ingresos y gastos relacionados con las actividades comerciales de operación. Sin embargo, se incluyen rubros como inversiones e impuestos. Por lo tanto, es más completo, se puede analizar diariamente, según el flujo de efectivo.

Flujo de caja indirecto

Tiene en cuenta el demostrativo de resultados efectivos (DRE), que sirve para verificar si la empresa obtuvo ganancias o pérdidas en un período determinado.

Flujo de caja libre

Evalúa la capacidad para generar capital para manejar sus vencimientos a corto, mediano o largo plazo, por lo que se debe proyectar los resultados comerciales en un período de 60 a 90 días.

Cálculo del flujo de caja

Se calcula considerando el beneficio neto a las amortizaciones realizadas en un periodo determinado, a través de la siguiente fórmula:

Flujo de caja = Beneficios netos + Amortizaciones + Provisiones + Cuentas por pagar – Cuentas por cobrar.

Evaluación de un proyecto de flujo de inversión

Para el flujo de inversión, es importante considerar la evaluación del proyecto que tiene como finalidad medir la eficiencia de la inversión y su probable rendimiento durante su vida útil. En este proceso la evaluación económica es fundamental, puesto que con los resultados se pueden tomar decisiones sobre las inversiones del proyecto.

La evaluación de un proyecto puede expresarse de las siguientes formas: en unidades monetarias a través del Valor Actual Neto (VAN), en una relación de costo-beneficio, por un porcentaje a través de la Tasa Interna de Rendimiento (TIR), o mediante un cálculo de cuánto tiempo se tardará en recuperar la inversión. Los dos indicadores económicos más usados por los financieros son el VAN y la TIR.

El VAN se refiere a las situaciones en que el valor del dinero cambiará con el paso del tiempo, se tomará como referencia la inflación, la cual reduce el poder adquisitivo de los compradores. A su vez, el VAN da las herramientas para decidir si un proyecto es rentable (VAN mayor a 0), no es rentable (VAN menor que 0) o indistinto (VAN = 0), en base a la tasa que se ha tomado como referencia.

Respecto a la TIR, es la tasa de interés máxima a la que es posible endeudarse para financiar el proyecto sin incurrir en pérdidas; determina cuál es la tasa de descuento que hace que el VAN de un proyecto sea igual a cero y se manifieste como porcentaje.

Flujo de caja para el inversionista

De acuerdo con Jhonny de Jesús Meza Orozco, en su libro Evaluación financiera de proyectos: “el flujo de caja del inversionista (flujo de caja con financiamiento) permite medir exclusivamente la rentabilidad sobre sus aportes. Para su correcta construcción y para medir el efecto del financiamiento se incluyen en el flujo de caja del proyecto los cargos por intereses y amortización de capital.”

“Cuando la inversión se financia con recursos del inversionista existe un flujo de caja único para el proyecto y el inversionista, y el costo de la inversión (tasa de descuento), es su tasa de oportunidad. Si la financiación de la inversión se hace con una mezcla de pasivos y recursos del inversionista, es diferente el flujo de caja del proyecto al flujo de caja del inversionista.”

Lo que interesa para medir la rentabilidad de un proyecto, en cuanto a ingresos y egresos se refiere, es saber cuándo se recibe el efectivo y cuando se produce el egreso de efectivo y no cuándo se adquiere ese derecho u obligación. Se concluye que no es a partir del estado de resultados que se construye el flujo de caja del proyecto, destaca el autor.

“El modelo general para construir un presupuesto de efectivo, con base en la información de ingresos y egresos de efectivo, es el siguiente”:

flujo

Say hello

Find us at the office

Chappa- Adamitis street no. 38, 81811 Tripoli, Libya

Give us a ring

Alda Runion
+69 213 130 910
Mon - Fri, 10:00-22:00

Say hello